Entrevista a Jorge Flores

Por: Patricia Marín

JorgeFlores01¿Qué es la domesticación de camélidos?

Cuando uno dice domesticación, pareciera que nos referimos a una actitud pasiva,

y que se tratara prácticamente de amansar a los animales, pero los estudios de los arqueólogos y  biólogos expertos en camélidos, muestran que no es así. Los camélidos han sido transformados por la acción humana, desde las especies silvestres, al extremo que alguno de ellos no podría sobrevivir sin el cuidado humano. Por ejemplo, las llamas  sobrevivirían, pero las alpacas no podrían vivir sin el cuidado de los pastores.

 

 

 

 

¿Cuál es la relación del hombre andino  con los camélidos?

 

 

Es muy larga.  Los incas son las últimas cuatro páginas de la historia prehispánica.

 

 

¿Cuándo comenzó el proceso de domesticación de camélidos?

 

Este es un proceso que dura casi tres mil años. Es decir, hace treinta siglos, más que la edad cristiana, aquí en los Andes había gente que ha estado manipulando animales, los ha estado seleccionando, seguramente ha hecho cruzamientos entre especies.  A los guanacos, primero los cazaban y se los comían, y luego vieron que era más útil mantenerlos bajo cierto control, para aprovechar su carne, su cuero y

 

posiblemente también su fibra, para luego convertirlos en lo que conocemos nosotros como llamas, y así poco a poco los han ido convirtiendo en los animales especializados que ahora tenemos.

 

La vicuña, de la cual proceden las alpacas,  es un animal mucho más complicado, más nervioso. Es bien  difícil de lograr que esté en presencia humana, y uno no puede sino asombrarse de cómo convirtieron a ese animal nervioso en la pacífica alpaca de hoy en día, apacentada de una manera especial, pues lo que hacen los pastores es tenerlas en un lugar y solo las miran, no necesitan  de nada más, quizás de rato en rato volverlas al grupo, e impedir que algún perro salvaje se acerque, o que alguien se quiera robar a un animal. Por tanto este tipo de apacentamiento puede ser realizado por los niños y las mujeres, pues es muy suave y controlado. No solo transformaron el carácter d

 

e la arisca vicuña; también hicieron que la fibra les creciera, pues la fibra de la vicuña alcanza solo dos o tres centímetros de longitud, mientras que la de la alpaca es de 20 a 30 centímetros de longitud. Además, las vicuñas son  de un solo

 

color, y conseguir la variedad de colores que tienen las alpacas es un trabajo excepcional al que no podemos llamar solamente domesticación, pues  estaban transformando materia viva. Por eso me atreví a llamarlo "esculpiendo vida” en una conferencia que di recientemente.

 

Algo parecido fue el proceso de domesticación de bueyes y cabras en el Oriente Medio, aunque éste ha sido mucho más estudiado que el caso de los Andes. Allí han probado que los bueyes salvajes, de los cuales descienden los animales domesticados, tenían p

 

atas muy grandes, y en términos generales poca carne, así que al domesticarlos les achicaron las piernas y ampliaron el lomo para que den mucha más carne (ahora  los zootecnistas hacen eso con más facilidad). Pero aún hay gran ignorancia en muchos círculos científicos con respecto a los Andes, no piensan que aquí también hubo animales domesticados y se afirma que el solo núcleo de animales domesticados es el Medio Oriente.  Es un error.

 

 

Es decir que hace más de 30 siglos, el hombre andino convirtió al guanaco en llama y a la vicuña en alpaca creando dos nuevas especies.

 

 

Sí. Hubo una transformación. Todos son camélidos, pero, ya son nuevas especies, Lama guanicoe – el guanaco; Lama glama – la llama; Vicugna pacos – la alpaca ; Vicugna vicugna – la vicuña. Son animales diferentes,  la cercamlidos-2canía de su filiación está en que se pueden entrecruzar,  es decir la llama se puede cruzar con un guanaco o con una vicuña,   y de igual manera la alpaca   se puede cruzar con vicuña y con una llama, y nacen híbridos que duran solo una generación,  pero si estos híbridos se entrecruzan regresan a llamas o regresan a vicuñas.

 

 

¿Hay especialistas trabajando en este campo?

 

 

Trabajar en este  tipo de arqueología proporciona satisfacción personal, de amor al conocimiento, contribuye a la ciencia, pero no crea la fama que da encontrar un hueso tallado en Machupicchu, y la mayor parte de arqueólogos prefieren ese tipo de fama.  Para  trabajar con camélidos hay que buscar sitios más antiguos, por lo menos  de 6 a 7 mil años de antigüedad al presente, y buscar en lugares alejados, en las punas, por lo menos a cuatro mil metros de altura. Por tanto hay muy pocos arqueólogos que se dedican esto, y de los pocos arqueólogos que conozco,  cuatro son mujeres  y dos varones que  han hecho avances sobre el camino trazado por mí. Elizabeth Wing, Jane Wheler, Danièlle Lavallee y  Michèle Julien, quien ha trabajado en la sierra central.

 

 

¿Qué dicen  estas investigaciones sobre cómo fue el proceso de  transformación de estos animales?

 

 

Podemos dar las líneas generales.  Aún hay muchos detalles que falta conocer. Este es un trabajo que requiere mucha paciencia. Como los cuatro animales se parecen tanto, los huesos se parecen más,  básicamente son muy similares, y lo primero que hay que hacer es diferenciar los huesos y ver a qué especie pertenecen.

 

El proceso requiere diferenciar el sexo, separar a los machos y las hembras, diferenciar  edades, lo cual es camelidos-1muy complicado porque  los cazadores antiguos, que además ya los estaban pasteando, aprovechaban los huesos y los rompían para sacar el tuétano, que tiene varios usos (se come, sirve para ablandar la piel de los animales que se usa para cubrirse), aparte de que se usaban como instrumentos de toda especie, desde puñales hasta herramientas  para el tejido.

 

Estas arqueólogas especialistas trabajan con más  de trescientos a cuatrocientos mil  fragmentos de huesos, lo que están haciendo es diferenciar todos  estos usos y especificidades. Será por eso que no hay muchos hombres dedicados a esto porque se requiere de mucha paciencia, y es por eso que aún los datos que tenemos no son tan firmes  para mostrar cómo fueron las etapas de transformación.

 

 

 

¿Cuáles son los resultados preliminares?

 

 

Jane Wheler ha hecho un cuadro de desarrollo muy amplio y aún provisional.   Distingue una etapa de caza generalizada durante ocho mil años más o menos, donde los cazadores cazaban machos, hembras, crías, es decir todo porque necesitaban subsistir. Luego hay otro período, de unos dos mil años, en que comienzan a aprender los hábitos de los animales, pero además a comprender que si no matan hembras y crías van a tener carne en el futuro; se centran, pues,  en la caza solo de machos adultos, y ahí comenzamos a hablar de caza especializada. Todo  esto se puede verificar en los huesos, porque en los yacimientos arqueológicos que son lo que llama las “cocinas”,  se puede ver claramente la abundancia de huesos de machos.  A esa etapa la llaman control semi-domesticado de llamas y alpacas. La siguiente fase es  la “domesticación” propiamente dicha, de aproximadamente 2 o 3 mil años. Es pues un trabajo larguísimo.

 

 

 

¿Dónde se han realizado las investigaciones?

 

 

Para encontrar  el sitio dónde podía haberse iniciado la domesticación, lo lógico hubiera sido irse a Puno, que tiene la mayor población de llamas, guanacos, y alpacas según los datos  que se tienen  desde el siglo XVI. Sin embargo, las arqueólogas trabajaron en la meseta de Bombón, en Junín, pues sostienen  que allí hay un corral natural: por un lado está la laguna, por otro están las montañas que son poco escarpadas, y por el otro lado está el río.  Estas estudiosas afirman que allí se quedaron los animales, encerrados de modo natural. Así la gente podía controlar la única salida y de esta manera comenzaron a  cazar seleccionando  a los animales.

 

 

¿Cómo eran utilizados estos camélidos sudamericanos?

 

La alpaca les daba lana, carne, huesos, piel, excremento que es un combustible excelente en la puna donde no hay leña; la llama les daba transporte, carne y fibra, que se diferencia de la fibra de alpaca, por la estructura. La fibra de la llama es una de las más finas del mundo, compite con la Cashmir, pero compite en desventaja, porque la crianza de los camélidos ha sido descuidada, en cambio la crianza de cabras, hoy, ha sido muy estudiada y ha contado con todo tipo de apoyo tecnológico.

 

Jane Wheler nos informa que en el valle de Moquegua, los arqueólogos que trabajaban allí encontraron varias casas, y enterradas dentro de las  habitaciones  encontraron llamas sacrificadas, y gracias a la sequedad del clima de la costa y la ausencia de lluvias, las encontraron bien conservadas, estaban momificadas naturalmente y enterradas como ofrendas, posiblemente. Estos arqueólogos tuvieron la precaución de guardar las llamas, lo que  es muy importante, pues antes los arqueólogos botaban los huesos de camélidos que encontraban en sus excavaciones, por lo que en los resultados de las excavaciones en muchos sitios en los años 30, 40, e incluso después, no aparecen huesos de esos animales. Pero ellos sí las guardaron, y cuando Wheler pasó por allí, examinó las llamas  y encontró, entre otras cosas, que el color era uniforme,  que la fibra era bastante larga y tan fina como de las alpacas modernas, e incluso algunas de ellas más finas, y corroboró lo que dicen las fuentes  escritas: que habían rebaños estatales de un solo color, unos eran negros, otros blancos, etc., y que en la plaza del Cusco cada día se sacrificaban  llamas del mismo color,  y en número de 20, 30, 100, 200, y que cada día cambiaba el color de las llamas.

 

 

Era entonces una economía basada en  los camélidos y los  textiles.

¿Qué propone Wheler científicamente e relación al presente?

 

 

Propone  que los genes que producen ése tipo de fibra y esa uniformidad en las llamas, no pueden haber desaparecido,  que deben estar en las poblaciones modernas, y que hay que hacer un trabajo doble: por un lado, identificar los genes de estas llamas momificadas, y por otro lado buscar en los rebaños modernos animales tengan esos genes. Luego,  utilizar la tecnología de los zootecnistas y veterinarios, para recuperar esos genes y volverlos a poner en vigencia. Si esto sucediera, tendría un impacto muy importante, ya que no solamente serían las alpacas las productoras de fibra, sino también las llamas (a propósito, este tema no está muy claro en los documentos escritos, no sabemos exactamente cuánta fibra de llama se utilizaba en los tejidos). Esa propuesta es persuasiva, requeriría un trabajo de laboratorio  y de campo muy esforzado, y el resultado sería volver a tener rebaños de calidad en color y fibra de llama, así como de alpaca.

 

 

¿Los pastores eran un grupo selecto en la época inca?

 

 

Eran un grupo de especialistas, los llamacamayoc. La ciudad del Cusco, por este uso de las llamas, habría tenido cuatro corrales principales, pues el Cusco estaba dividido en cuatro partes principales. Al respecto, camdios-3animé a una arqueóloga a que hiciera un trabajo, pues conocía un sitio que evidentemente estaba destinado para criar llamas,  ubicado encima de Koricocha, donde hasta ahora hay unos corrales inmensos, que se ve que tenían diferentes usos. Esta arqueóloga también encontró otro corral, que le fue comunicado por Barreda Murillo, que está en la parte alta de San Jerónimo. Por su parte, ella encontró unos corrales en Puma Cancha, también cerca a San Jerónimo.

 

Debió haber corrales importantes de dónde provenían las llamas que se mataban todos los días en el Cusco, pues no se las podía tener en la ciudad. Y estos corrales están a cinco o seis horas de camino, si se es un buen caminante. Y en Coricocha está la laguna, que también se llama Qoricocha. Se dice que es el lugar a donde su padre  botó a Pachachutec por díscolo, para que vaya a cuidar las llamas del sol. Allí se puede ver cerros que reproducen a su vez los cerros de los mitos, está el Hunacaure por ejemplo, y hay un hoyo inmenso, que tiene que haber sido hecho por un meteorito que cayó allí. Es circular, muy bonito, y se debería trabajar allí (sobre este tema leí un artículo en la revista Amaru, que se titulaba "Los corrales del señor", si no recuerdo mal).

 

 

¿Cómo se alimentan los camélidos?

 

 

Son lo que se llama falsos rumiantes. Para ser rumiantes se necesita cuatro estómagos y estos tienen solo tres, por esta razón pueden aprovechar mejor el pasto. Las ovejas, cuando  comen ichu, no asimilan nada, porque sus estómagos no tienen los elementos para procesar ése tipo de pasto; cosa que no pasa con los camélidos pues hace muchos siglos que están en las punas, y su fisiología se ha adaptado para poder asimilar esos pastos, y los cambios, como ya vimos, fueron anatómicos, fisiológicos y psicológicos.  Se han adaptado al clima frío y al viento de la puna, así como  a su vegetación. Pero cuando nieva por mucho tiempo, las alpacas mueren porque no pueden llegar a encontrar su ichu. Ellas no son como los renos que sobreviven en la nieve, pues escarban y encuentran su pasto. Las alpacas no pueden hacer eso, por alguna razón no han aprendido ésa técnica.

 

 

¿El cambio climático las va a afectar?

 

 

Aunque las alpacas comen el pasto verde, si éste se seca, lo comerán por necesidad pero decaerá su fibra, que es lo que está sucediendo ahora. Los pastores les dan siempre pasto verde, y los suben  o los bajan de lugar de acuerdo a la estación,  suben a los glaciares donde el agua es frecuente y  el pasto es verde,  mientras que en  terrenos secos su fibra se torna quebradiza.

 

 

¿Cuáles son los colores de los camélidos?

 

 

Hay variaciones dependiendo de las zonas. En algunos sitos hay 18 colores y en otros hasta  24 colores. La propensión de los zootecnistas es mantener un solo color, debido a que la demanda de Inglaterra optó por el blanco, color que después se teñía. Esta moda de convertir los rebaños a blancos duró como 40 años. Pero ocurre  que es el color menos natural de las llamas y de las alpacas, porque los animales de color blanco son débiles, no resisten tanto las inclemencias del clima y las punas. Ahora, felizmente, ha venido la moda de los colores naturales,  se está revirtiendo el proceso y se ha vuelto a criar animales de colores.  Ahora también se puesto de moda comer carne de alpaca, lo cual tiene un lado muy nocivo, pues para satisfacer al mercado están sacrificando  animales jóvenes porque en cualquier animal viejo la carne es dura, no tierna. Por tanto, el ciclo de producción de fibra va a disminuir.

 

 

¿Quién se beneficia actualmente de la cría de alpacas en el Cusco?

 

 

Desde el siglo 19 hasta el siglo XX, es en  Arequipa dónde están los máximos procesadores de fibra de Alpaca,  Si pensamos en los pastores y en el precio de la fibra, surge la pregunta que siempre me he hecho ¿por qué si las prendas hechas de fibra de alpaca son tan caras, al pastor se le paga tan poco?  Pero como uno de los principales procesadores es socio de un banco limeño, tiene intereses en el comercio, e incluso en medios de comunicación, no es posible hacer una campaña contra esa injusticia, pues nadie la recoge. No hay eco para quienes señalan este grave aspecto del sistema. La compañía Michel es el diablo para los pastores. Los Patthey, de Inca Tops,   tienen mejor imagen frente a los pastores y nadie más que los ellos pueden hacer telas de vicuña.  A esto se suma que la importancia de esta fibra despierta el interés de Inglaterra y Estados Unidos que importan alpacas y llamas, pero  de forma muy pequeña.

Lo que es cada vez más creciente es la crianza en Australia, Nueva Zelanda y Uruguay. Lo peor es que, mientras, se llevan nuestros camélidos a otros países, a alguien se le ocurrió (con un préstamo internacional que al final hemos pagado todos) llevar  miles de ovejas a Puno, por avión. Eso me pareció una locura, pues la riqueza de Puno son las alpacas y las llamas,  las ovejas son intrusivas, y hay que darles mucho cuidado para que sobrevivan, y además  se van degenerando.

 

A los neozelandeses que llegaron para ese proyecto y me visitaron, les dije que era absurdo criar ovejas enJorgeFlores05 el altiplano, pero prosiguieron. Como el pasto de la puna, el ichu, les pareció malo, al siguiente año trajeron pastos especiales, raigrás, nabo forrajero, muchos de ellos de Nueva Zelanda, y sembraron en las tierras que tienen riego, y que son las tierras más cotizadas en el altiplano para sembrar papas, pero también para pastoreo. No obstante que los animales comieron eso, no mejoró la producción de carne, ni de fibra; entonces  dijeron que  la raza de las ovejas era mala, que eran ovejas de Castilla, que son las peores, de los pobres del norte África.   Así que importaron ovejas de Nueva Zelanda en avión, con el resultado de que  no lograron nada, ni con los sementales, ni con las ovejas importadas. Todo el proyecto  fracasó. Pero no desde otro aspecto, porque los neozelandeses alquilaron una hacienda,  comenzaron a aprender a criar alpacas, y hoy en día Nueva Zelanda ya está en el mercado mundial como productor de alpacas, tras haberlas comprado del Perú, de Chile (que a su vez había contrabandeado alpacas del Perú), de Bolivia. En la época de Fujimori, se creó el Instituto de Camélidos Andinos que lo dirigía un abogado, y en lugar de cuidar la producción en el Perú, también se dedicaron a exportar alpacas.

Comentarios   

0 #1 Robert Bernedo 13-11-2017 16:49
Entrevista muy interesante. Alguien podría pasarme el contacto del prof. Jorge Flores, me gustaría pedirle algunas recomendaciones de lecturas para entender un poco más del asunto.

Robert
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar