Sociedad 2020

RICCHARI QOSQO

Por: María Luz Crevoisier
Periodista

padre_horanEn los últimos años de los sesenta, hubo un renacer en las letras y el teatro en un Cusco que recién iniciaba la era del turismo. Años  antes (1957) la Escuela de Música había estrenado con mucho éxito la ópera La Traviata, una de las más bellas de Guiusepi Verdi teniendo al tenor Carlos Zavala en el papel de Alfredo mientras que el prolífico profesor y músico José Manuel Olivera y Vidal ,dirigía diversas agrupaciones estudiantiles después de haber fundado la Orquestal Cusco.

Dejando atrás años de silencio en la literatura y la poesía un grupo de estudiantes  de la facultad de Letras de la UNSAAC decidió mimeografiar las revistas Achancaray y Awkatinku que circulaban dentro del campus universitario contando con la colaboración de jóvenes creadores; el poeta y pintor Raúl Brozovich Mendoza editaba eventualmente Ricchari y el vespertino El Comercio dirigido por el empresario César Lomellini , editaba los sábados la página de Artes y Letras la que estaba a cargo del periodista Abel Ramos Perea, subdirector del mismo. Grupos como AJEAC Asociación de Escritores y Artistas del Cusco y Elemento integrada por miembros de la nueva generación ofrecían recitales en diversos espacios culturales. Muestras permanentes de pintura y escultura eran exhibidas en la galería pictórica de la Casa de la Cultura que funcionada en la Casa de Garcilazo.
Sin embargo esto resultaba demasiado poco para una ciudad que fue pionera en la novelística gracias al coronel y prefecto Narciso Aréstegui Zuzunaga (1828,1869) natural de Huaro, Quispicanchis, quién a través de entregas en el diario El Comercio de Lima, editó El Padre Orán (1848) considerada como la primera de este género en Perú y pionera del indigenismo literario; pese a ello el Cusco  no le ha dado aún el sitial que merece.
Desde entonces han transcurrido varias décadas y hoy la ciudad imperial luce el rostro del progreso donde la prosperidad debiera reflejarse en toda la región pues los cánones derivados del turismo, el gas de Camisea y el cobre de Tintaya  son suficientes para producir un desarrollo paralelo y creciente que aún no se percibe en esa importante zona de la sierra sur y que esperamos se pragmatice pronto.AngelaRamos01
El movimiento cultural del  Cusco del tercer milenio, es vasto y múltiple debido a un despertar de sus gentes; instituciones como la Alianza Francesa promueven eventos de diversa índole así, cine universal a través de su cinemateca Tukuy Ricuy, también exposiciones como la reciente retrospectiva del genial pintor y fotógrafo Daniel Cisneros Cáceres o Electro Sur Este en cuyo auditorio exponen cotidianamente artistas plásticos de la talla de Manuel Gibaja, uno de los fundadores de AJEAC .Otros rincones son la capilla del Hotel Monasterio, el Qosqo Wasinchis en Nueva Alta 424,la Sala Inca del CoricaLuisNietoDegregory01ncha, la galería Franctal Dragón, la sala de exposiciones de la Universidad Andina, el Museo de Arte Contemporáneo de la Biblioteca Municipal.,etc.
En la antigua calle Arequipa o Qapchikijlu que colinda con el convento de las catalinas ancestral recinto del acllawasi se cobijan diversos centros de arte y cultura donde noveles artistas dan a conocer sus motivaciones.
El teatro que siempre estuvo presente en esta ciudad de míticos arraigos, ha florecido gracias a sus cultores. Uno de ellos es Luis Castro, director del grupo de teatro Taki de la Casa de la Cultura de San Blas, quién desde sus años universitarios trabajó en esta carrera. Entre actores y

actSacerdote_y_sacristn_peruanos_siglo_XIXrices citaremos a Sonia Cahuana, Kike Pinto, Tania Castro, Claudia Mori quién también es directora, Delia Paz, Carmita Pinedo, Anahí Araoz, Nina Zelada .
El séptimo arte también tiene una excelente ubicación en estos nuevos quehaceres culturales como lo demuestran los cineastas Valerie Velasco, Angel Romero y el concurso de cortos organizado por FENACO 2011 para este año.
Hay mucho más como me cuenta el historiador y especialista en museos Federico Letona Muñoz pues el Cusco cuenta con un gran potencial intelectual y artístico entre los jóvenes como lo demuestra la presente relación y también los nuevos literatos así Luis Nieto Degregori, Juan Carlos Galdo, Carlos Guevara o Edgar Garzón, pero este resurgir requiere que las instituciones culturales alienten y divulguen dichas expresiones, lo mismo que las empresas de turismo, Camisea y Tintaya que bien podrían promover concursos de diversa índole, donar becas y editar las mejores obras. Porque al fin Cusco está despertando y no debe volver a parar.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar