Sociedad 2020

El regreso de Doña Clorinda.


Indiferencia y olvido

El regreso de Doña Clorinda


Por: María Luz Crevoisier
Periodista


ClorindaMatto01 a
Clorinda Matto de Turner:decidida defensora del mariscal Andrés Avelino Cáceres fue perseguida por los pierolistas quienes incendiaron la imprenta y saquearon su casa.

Sólo silencio, silencio e indiferencia fue el marco que acompañó el retorno de los restos mortales de una de las mujeres más importantes en la Historia del Cusco quién al exponer sus ideas de avanzada debió enfrentarse a una sociedad arcaica y ultra conservadora de fines del siglo XIX y por ello ser perseguida, excomulgada y difamada.


Doña Clorinda Matto de Turner partió del Cusco después de enviudar sin imaginar que jamás volvería a caminar por sus calles de mágico encanto, pues el destierro a que fue sometida por escribir la novela testimonial AVES SIN NIDO y por sus ideas políticas la privarían para siempre de ese derecho.


Hoy a más de cien años de ese viaje sin retorno sus restos fueron llevados al cementerio de La Almudena en Cusco por mediación de la Asociación Pro Cultura presidido por la señora Nohemí Estrada, el congresista Oswaldo Luizar (UPP) la ingeniera Lida Marín Loayza presidenta del Club Cusco en Lima y la historiadora Mariana Mould de Pease. Así se cumpliría con lo estipulado en su testamento.


La autora de Tradiciones Cusqueñas que la acercan al estilo de Ricardo Palma, su maestro según propia confesión; INDOLE y HERENCIA, falleció en Buenos Aires el 25 de abril de 1909 y por mediación del gobierno de Leguía, sus restos fueron traídos a Lima en 1924 reposando desde entonces en el cementerio Presbítero Maestro.


Este ciclo se quebró el 17 de diciembre cuando fueron llevados al Club Cusco para ser velados en el salón Garcilaso y recibir los honores correspondientes.

 

a Portada-AvesSinNido01

En 1892 fundó junto con su hermano David Matto la imprenta La Equitativa donde solamente laboraban mujeres y se editaba el periódico Los Andes.

El domingo 19 se los trasladaron al Cusco, con el notorio ausentismo de la comunidad cusqueña y de sus representantes en el Parlamento Nacional-a excepción de Luizar- pese a que esgrimen ser voceros de la clase trabajadora y de los campesinos, sectores populares con los que Doña Clorinda se identificó y supo defender como igualmente se preocupó por una educación igualatoria para la mujer.


Grimanesa Martina Matto Usandivaras nació el 11 de septiembre de 1852, el lugar aún hoy es motivo de discusiones pudiendo haber sido en el antiguo caserío de Coya perteneciente al distrito de Calca un lugar antaño paradisíaco. Otras versiones lo sitúan en los caseríos de San Pedro o Paullo Chico, una hermosa finca de propiedad de su familia o en el mismo Cusco. Lo que sí está claro es que fue bautizada en la iglesia del Sagrario de La Catedral el 30 de septiembre de 1852.


Era una niña vivaz, alegre y muy emprendedora, físicamente de contextura algo gruesa, ojos claros y cabellera castaña. Quedando huérfana muy niña vivió en el nuevo hogar establecido por su padre en la ciudad del Cusco en una casona ubicada en la Plaza de San Francisco. Los estudios los realizó en el colegio de Las Mercedes y más tarde en el que creó otra mujer hito para la historia del Cusco, Trinidad María Enríquez quién descubriría y ayudaría a desarrollar las cualidades intelectuales de Clorinda.


Casada a los 17 años con el médico y hacendado inglés Joseph Thorne se trasladó al fundo que este poseía en la provincia de Tinta, allí iniciaría sus colaboraciones en distintos periódicos como El Heraldo, El Ferrocarril, El Eco de los Andes bajo los seudónimos de Lucrecia, Betsabé y Rosario. El 1876 fundaría El Recreo, edición que reunió a lo más selecto de la intelectualidad cusqueña y en el que ella figuraba como la principal redactora.


ClorindaMatto02 a

Gran Unidad  Escolar decicada a la formación de las mujeres cusqueñas  lleva su nombre.

Después de enviudar, quedar prácticamente en la ruina por obra de sus acreedores y perder la finca de su marido, viajó a Arequipa donde trabajó como jefa de redacción de La Bolsa (1884-85) y más tarde ya en Lima ,del Perú Ilustrado (1889) la revista literaria más importante de la época. Ese año editaría AVES SIN NIDO, novela indigenista y también polémica por su controvertido argumento, este hecho y la publicación de un cuento calificado de herético cuyo autor fue un escritor brasileño en Perú Ilustrado, le acarrearon la excomunión y la persecución más encarnizada.

 

Anteriormente, en 1892 fundó junto con su hermano David Matto la imprenta La Equitativa donde solamente laboraban mujeres y se editaba el periódico Los Andes. En Lima frecuentaría los salones de doña María Gorriti conociendo a personalidades como Ricardo Palma, José Gálvez, Mercedes Cabello de Carbonera, Manuela Villarán de Plascencia, Cristina Bustamante, Lastenia Larriva de Llona, Adriana Buendía quienes también se reunirían en su casa de la calle Calonge N0 58 .Fue en este salón que la escritora presentó a Angélica Palma quién a los 9 años leyó el poema de Mercedes Cabello “La Mujer Escritora”.


Decidida defensora del mariscal Andrés Avelino Cáceres fue perseguida por los pierolistas quienes incendiaron la imprenta y saquearon su casa. Estos hechos la obligaron a emigrar a la Argentina donde fundó la revista El Búcaro Americano y también colaboró con periódicos como La Prensa, La Nación, El Tiempo y La Razón. Finalmente el 25 de octubre de 1909 falleció de una complicación bronquial en Buenos Aires y sus restos fueron repatriados como ya dijimos en 1924 durante el gobierno de Augusto B. Leguía. Ahora el Cusco ha sido honrado con este retorno que nos llena de gloria a los cusqueños.

 

Vea también...


Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar