Sociedad 2020

El voto para la peruana.


El aporte de la Cusqueña

El voto para la peruana


Por: María Luz Crevoisier

Periodista


VotoFemenino01 a

En un julio de lluvia y ventiscas (así fue en Cusco) de ese histórico 1956 por vez primera en la historia del país, las peruanas acudirían a votar.

 

Fotografía tomada del blog cromosomas44xx

En 1823 se promulgó la primera Constitución del Estado, que establecía un Congreso unicameral e implantaba el voto secreto y directo. En esta primera reunión se dirimió si el gobierno del naciente país sería monárquico o congresal, triunfando la segunda propuesta que promovieron los patriotas Toribio Rodríguez de Mendoza y Collantes, José Faustino Sánchez –Carrión Rodríguez y Francisco Javier Mariátegui y Tellería.


El voto que no era obligatorio fue privilegio de una minoría, pues la gran masa de la población compuesta por mujeres, indígenas, analfabetos, esclavos negros, el clero y las fuerzas militares, quedaban a un lado. En la Constitución de 1839 se fijó los 25 años como mayoría de edad y el 15 de agosto de ese año se efectuó la primera elección democrática para presidente de la República.


La historia oficial ignora el aporte de la cusqueña en la lucha de la mujer peruana por la obtención del voto como también su protagonismo en diferentes etapas de la vida republicana pese a existir nombres como el de Francisca Zubiaga de Gamarra, quién impulsó al coronel Agustín Gamarra para que llegara a ser primero Mariscal del Ejército y más tarde mandatario de la naciente República convirtiéndose ella en un gran apoyo durante su primer período gubernamental. De ahí que en Lima circulaba el dicho: “En el Perú gobierna Gamarra y a Gamarra lo gobierna su mujer”. Bien podríamos afirmar entonces que Doña Pancha, fue de una manera sui géneris la primera presidenta del país.


De acuerdo al ingeniero y estudioso Julio Antonio Gutiérrez Samanez, ya entrado el siglo XX, la cusqueña buscó su derecho al voto organizándose a partir de 1926 en diferentes entidades como la revista universitaria Albores, fundada por Rosa Rivero Ricaldi que acotamos fue pionera en el uso del habla quechua para defender a los campesinos en los juicios que ventilaban casi siempre por problemas de abigeato o cuestiones de linderos y también fue una afamada catedrática en la facultad de Derecho. Posteriormente de 1932 al 33 la cusqueña forma parte de la generación El Ande y sin dejar la consigna de conseguir el voto femenino se opuso a la dictadura del Comandante EP Luis Sánchez Cerro, en este movimiento participaron Lucrecia Núñez de la Torre, Martha Alicia Yépez, Rosa Augusta Rivero, Concepción Ramos que llegaría a ser la primera Juez del país, Estela Bocángel Montesinos.


Ellas también formaron parte de la Acción Femenina Peruana filial Cusco (fundada en 1945) junto con Rosario Bocángel, Alcira Ibáñez de Navarro del Aguila, María Jesús Salas de Caller, María Luisa de Delgado, Etelvina de Latorre, Angélica Hurtado, Laura Cosio de Cavaza, Delia Vidal de Milla, Carmen Stábile de Ferro,y otras cusqueñas más que se unieron en un solo sentir sin diferencias de credos políticos para conseguir el voto. A mediados de 1955 presentaron un petitorio para que fuera leído en el Senado por el entonces senador cusqueño Dr José Uriel García Ochoa siendo la intermediaria otra cusqueña, la Dra Carmela Aguilar Ayanz que más tarde se convertiría en la primera mujer diplomática del Perú .


La Dra Carmela, estudió en el colegio de Las Educandas y era muy amante de jugar vóleibol, mujer inteligente y nada sumisa, decidió estudiar Derecho en San Marcos donde fue coronada como reina del Cachimbo habiendo sido la elección como cuenta el Dr Juan Vicente del Pino, todo un acontecimiento pues la fiesta se realizó en el Country Club. Los cachimbos decían que esta cusqueña que era toda una reina por lo guapa e inteligente merecía una fiesta especial.


En una entrevista que sostuve con ella para la revista INTIMA ya desaparecida, me contó que como alumna destacada de derecho, fue llamada a realizar sus prácticas en el Ministerio de Relaciones Exteriores, allí la conocería el General Manuel A Odría y le propuso nombrarla como embajadora y enviarla al exterior, la respuesta de la joven Carmela no se hizo esperar:”General, si la mujer peruana no vota, cómo podré ser embajadora? Con qué credenciales?”Pues bien, contestó el General_ le daremos el voto.”


La promesa fue cumplida y el 7 de setiembre de 1955 el entonces Presidente del Perú General Manuel A. Odría otorgaría el voto femenino a través de la Ley 12391 y al año siguiente en un julio de lluvia y ventiscas (así fue en Cusco) de ese histórico 1956 por vez primera en la historia del país, las peruanas acudirían a votar.


Desde entonces y a través de distintos períodos gubernamentales han salido elegidas como miembros del Congreso de la República las cusqueñas, Laura Caller Iberico, Teresa Flóres de Paliza, Friné Peña y en el actual gobierno Hilaria Supa y María Sumire .Así terminaba un ciclo en la Historia del país para iniciar otro donde la peruana algún día ocupará también el sillón de Francisco Pizarro.


Comentarios   

0 #1 Arelia 04-05-2018 18:48
Cusqueñas valientes, entregadas y comprometidas con avanzar y ser referentes para Cusco y el Perú.
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar